Vicepresidenta afirma que “El conocimiento por el conocimiento, es solo vanidad” y le llueven críticas

En el marco de la Segunda Cumbre de Misión Internacional de Sabios, realizada en Cartagena de Indias, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez hizo un polémica comentario, en el que prácticamente afirmó que las personas que estudian sólo con el objetivo de expandir su conocimiento, y no de aplicarlo a la contribución de la vida digna de los ciudadanos, cometen un error y lo considera como “vanidad”.

“El conocimiento por el conocimiento, es solo vanidad. La aplicación del conocimiento por el bien de la humanidad, es lo que tiene Impacto y hace la diferencia. Contribuir a la vida digna de los ciudadanos es el objetivo que nos reúne en esta Cumbre de la Misión de Sabios”, dijo la Vicepresidenta.

Sus términos llevan al debate sobre cómo -según personas como ella- los ciudadanos deben estudiar carreras o formarse en disciplinas que tengan utilidad directa, y no aquellas que exploran el conocimiento sin que este tenga una aplicación concreta en la sociedad actual -ejemplo filosofía, filología, entre otras-.

Ante esta afirmación la funcionaria del Gobierno tuvo una lluvia de críticas en redes sociales, donde gran cantidad de usuarios reprocharon su modo de pensar, e incluso le recordaron que los países más avanzados, contrario a los que ella cree, impulsan la adquisición de conocimientos por el mero hecho de ser conocimiento.

Algunos de los que aportaron a esta crítica fueron los exrectores de la Universidad Nacional, Ignacio Mantilla, y Moisés Wasserman, quienes señalaron con crítica la posición de la Vicepresidenta.

“Decía, sin vanidad alguna, el prolífico matemático alemán Carl Gustav Jakob Jacobi (1804–1851) que las matemáticas existen “por el honor del espíritu humano”. Hay que superar la vanidad que les aporta el desconocimiento a nuestros gobernantes para que contribuyan a una vida digna”, comentó el exrector Mantilla.

“Gran equivocación. Los más grandes avances de la humanidad surgieron de búsqueda del conocimiento por el conocimiento. Los países más desarrollados del mundo tienen programas de financiamiento a la investigación “impulsada por la curiosidad”, afirmó Wasserman.


Noticias relacionadas

Comentarios