Tres coroneles separados de sus funciones por corrupción relacionada con la pandemia

De manera indignante, los casos de corrupción relacionados a los recursos dispuestos por el Estado para la protección de la población siguen siendo caldo de cultivo para la corrupción en distintas formas y desde distintos cargos. Así, los militares de alto rango parecen no haber perdido la oportunidad de buscar la manera de desviar estos dineros mediante mecanismos de corrupción.

Así lo afirmó Caracol Radio, luego de denunciar que varios directores de las centrales contables del Ejército Nacional, en sedes ubicadas en Usaquén, Tunja y Cúcuta, estarían detrás de una serie de operaciones irregulares presentes en varias compras realizadas por la institución y que hasta el momento habían pasado desapercibidas.

La denuncia fue conocida luego que varios organismos de control revelarán en las últimas horas sobre las repetidas irregularidades que desde la institución se estaría realizando respecto al manejo de recursos del sector de Defensa, uno de los sectores con mayor apoyo financiero del Estado, para comprar insumos para la contención del Covid-19.

Fue el propio Ministerio de Defensa, cartera que afirma haber tomado la decisión de apartar de su cargo a los oficiales implicados en los presuntos casos de corrupción. El aviso se realizó a través de un comunicado de prensa, donde el organismo militar indicó que fueron separados de sus funciones los directivos de las Centrales Administrativas y Contables, Cenac, del Ejército de las sedes mencionadas.

Critican a Iván Duque por ofrecer ayuda al Amazonas mientras que en Colombia aprobó el fracking

“De acuerdo con las primeras indagaciones, se ha determinado de manera preventiva separar de sus funciones a los directores de las Centrales Administrativas y Contables (CENAC) del Ejército Nacional en Cúcuta, Tunja y Usaquén, mientras se adelantan las investigaciones sobre contratos suscritos en estos lugares”, advirtió el comunicado.

La denuncia advierte que las irregularidades presentadas por los uniformados rodean los 1.200 millones de pesos, dispuestos en primer lugar para la compra de insumos médicos y demás implementos de seguridad para cada miembro del Ejército, sin embargo, una revisión advierte sobrecostos en los insumos conseguidos.

“La Inspección General de la Armada de Colombia inició una indagación preliminar por un caso de presuntos sobrecostos en la contratación de elementos de protección. La oficina de Control Interno del Ministerio de Defensa también realiza seguimiento a este caso”, concluye la declaración del ministerio público.


Noticias relacionadas

Comentarios