Militar involucrado falsos positivos y presunto acoso sexual fue ascendido recientemente

Las denuncias en contra de militares recién ascendidos no se detienen; al igual que en estos últimos días siguen apareciendo nuevas denuncias de cómo varios de los uniformados que fueron ascendidos y reasignados tendrían detrás suyo varias investigaciones y procesos en curso a causa de crímenes que van desde corrupción hasta violaciones a derechos humanos.

Es ese el caso de Hernando Garzón Rey, recién ascendido a brigadier general y sobre el cual pesan varias denuncias entre las que se destaca acusaciones de acoso sexual por parte de una subalterna que estuvo a su cargo, según relata la investigación realizada por el periodista Yohir Akerman.

En su más reciente columna publicada en El Espectador, Akerman cuenta cómo el uniformado pese a haber sido denunciado por la capitana del Ejército, Maritza Soto, por acoso laboral y judicial sobre las cuales asegura que Garzón habría aprovechado de su cargo para sobrepasarse con su subalterna.

Además, se destaca el hecho que la Procuraduría tendría en sus expedientes material probatorio sobre los hechos denunciados por la uniformada en 2018, momento en el cual Garzón Rey fue asignado como comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido número 3, en Norte de Santander, según lo narrado por el columnista.

Colombia se quedará sin gas en el 2024 y la “salvación” sería el fracking, afirma el presidente de Naturgas

“Humillaciones y ridiculizaciones frente a otros uniformados, además de traslados a sitios de combate – siendo ella oficial administrativa – e insinuaciones sexuales con la promesa de que si accedía le iría mejor”, cuenta Akerman, citado una entrevista que la propia capitana entregó al diario El Espectador en el mes de septiembre.

Pero más allá de las denuncias por acoso que rodean a Garzón Rey, el uniformado estaría también involucrado en el caso de la ejecución extrajudicial de un joven mientras se llevaba a cabo un operativo antiextorsión en la ciudad de Medellín, en noviembre de 2002. Al joven en cuestión se le disparó por la espalda, según el informe de balística citado por Akerman, por agentes del Gaula que estarían bajo la dirección del entonces capitán Hernando Garzón Rey, siendo este responsable del caso considerado como ‘falso positivo’.


Noticias relacionadas

Comentarios