Miles de personas fallecidas aparecen como beneficiarias del programa ‘Ingreso Solidario’

Una reciente investigación realizada por Revista Semana, revela cómo el tema de los números de cédula de personas fallecidas en el sistema del programa ‘Ingreso Solidario’ va más allá de una simple irregularidad en el sistema, el cual estaría plagado de centenas de casos de suplantación.

Casos como el del fallecido José Ferney Posada Bermúdez fueron denunciados, ya que su número de cédula figura para el asociado Uldarico Antonio Robles Espitia, quien hace parte del grupo de beneficiarios del programa estatal que entrega 160 mil pesos a personas vulnerables durante la cuarentena.

Las irregularidades fueron tan notorias que durante los pasados días personas en redes sociales convirtieron en tendencia las irregularidades presentadas, promoviendo hashtags, como #RoboSolidario, que alcanzaron a tener gran repercusión en Twitter, donde miles de usuarios compartieron pantallazos de búsquedas que mostraban identidades falsas que figuran dentro del programa.

Aunque recién se conoció el escándalo se habló sobre unas anomalías presentadas en el software, recientes investigaciones han demostrado como los casos llegan a superar los 20 mil. Irregularidades como exceso de dígitos en el documento, cédulas canceladas, fallecidos o beneficiarios que no aparecieron en la base de datos de la Registraduría son algunos de lo ejemplos de la presunta corrupción están permeados en ‘Ingreso Solidario’.

Fuerte caricatura de Matador sobre Miss España generó polémica de nuevo

No obstante, Planeación Nacional afirmó en días pasados que el programa alcanzó a realizar 1.194.608 giros a beneficiarios plenamente identificados, quienes estarían recibiendo el beneficio de manera normal y sin ningún contratiempo, explicación que ha sido tomada como una forma de desvirtuar la posibilidad de que las identidades falsas están retirando el dinero del auxilio económico.

No obstante, Semana advierte que existen casi 300 registros detectados de personas que aparecen como bancarizadas en el sistema, sin que su nombre concuerde con el de la base de datos de la Registraduría. Si en caso de haberse girado el subsidio a esas identidades, las cuentas indican que por lo menos 50 millones de pesos fueron desperdiciados en todo el proceso.


Noticias relacionadas

Comentarios