Medellín podría ser la fosa común más grande de América Latina, según la JEP

Los recientes hallazgos del Tribunal de crímenes de guerra de Colombia indican que Medellín ha estado tratando de ocultar el hecho de que es la fosa común más grande de América Latina y puede haber estado falsificando las tasas de homicidios con fines de propaganda.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ordenó la semana pasada inspeccionar dos canteras donde, según un Tribunal local, más de 300 personas están enterradas.

Las autoridades de la ciudad le dijeron a regañadientes al tribunal que se habían enterrado al menos 900 víctimas de homicidio en el cementerio municipal entre 2002 y 2012 sin esfuerzos por identificar a las víctimas.

Debido a que la Administración de la ciudad admitió tener solo “información precaria” sobre cuántos cuerpos no identificados realmente fueron arrojados en el cementerio municipal, el Tribunal ordenó “realizar entrevistas con las autoridades a cargo de la administración del cementerio o con los encargados de mantener registros de la entrada, extracción o movimiento de los cuerpos de personas enterradas “.

Ecopetrol solicita iniciar con el fracking prontamente en el Magdalena Medio

En una Audiencia anterior, el Tribunal descubrió además, que el alcalde Federico Gutiérrez, estaba al parecer tratando de ocultar a otras 174 víctimas de desaparición forzada.

La JEP se encuentra con todo tipo de hallazgos inesperados en sus investigaciones sobre la “Operación Orión”, una operación militar de 2002 llevada a cabo por el Departamento de Policía de Medellín, la 4ª Brigada y el señor del crimen “Don Berna”.

Por ejemplo, la ciudad nunca investigó quién es el dueño del edificio que durante años fue utilizado como cuartel general paramilitar en la Comuna 13, aparentemente con el pleno conocimiento de las autoridades de la ciudad.

Los contratistas dudosos

El tribunal ordenó incluir al contratista de la ciudad El Condor S.A. en la investigación después de descubrir que todavía estaba quitando arena y posiblemente restos humanos de la cantera La Arenera, a pesar de un fallo de la corte de Medellín de 2015 que confirmaba que era una fosa común.

De hecho, los fiscales le dijeron al Tribunal que la compañía había movido el 80% de la arena en la que se creía que las víctimas de desaparición forzada estaban enterradas entre 2003 y 2015, años en los que tanto un asociado de la Oficina de Envigado como un exalcalde eran miembros de la junta directiva.

Durante el mismo período, Bioparques S.A.volvió tierra sobre la fosa común en La Escombrera con el permiso del ayuntamiento y el gobernador Luis Pérez.

Las últimas medidas son parte de una serie para evitar que las autoridades y contratistas de la ciudad sigan ocultando, perdiendo o retirando los restos de las víctimas de desaparición del sindicato del crimen de Medellín.

Propaganda sobre cadáveres

Según el hallazgo del JEP, parece que la ciudad ha mantenido al menos 1,374 víctimas de homicidio de desaparición forzada fuera de los libros para evitar que la campaña de propaganda de la ciudad se arruine por la realidad.

“Medellín es un paraíso hoy, pero será el cielo cuando no tengamos delincuentes”, dijo el secretario de seguridad, Andrés Felipe Tobón.

Básicamente, la ciudad ha estado falsificando sus tasas de homicidios para promover un falso “proceso de transformación”.

A los periodistas extranjeros se les ha ofrecido viajes pagados a la fosa común más grande de América Latina y parece que están esparciendo la propaganda.

“Estos avances en seguridad llevaron a la ciudad a convertirse en una especie de modelo en la región. El secretario reconoció que delegaciones de varios países vienen permanentemente a Medellín para conocer el proceso de transformación”, según Infobae.

El Tribunal de crímenes de guerra parece estar arruinando 15 años de propaganda en la ciudad que ha rechazado categóricamente el proceso de paz de Colombia. La Escombrera y La Arenera son solo las primeras fosas comunes investigadas.

Las víctimas informaron a la Corte sobre 10 fosas comunes más y la JEP acaba de comenzar. Estos reclamos se investigarán más cuando los magistrados de la JEP regresen a Medellín en octubre.


Noticias relacionadas

Comentarios