Los aviones de guerra con los que Venezuela aplastaría a Colombia

Los aviones de guerra con los que Venezuela aplastaría a Colombia

El avión militar más avanzado que tiene Colombia, el K-fir, vale 10 veces menos que un Sukhoi ruso, las naves con las que Chávez reforzó su ejército en el 2008.

Las fuerzas militares bolivarianas (Aviación Militar Bolivariana) cuentan con uno de los arsenales de combate aéreo mas importantes e imponentes del continente suramericano. Supera, de lejos, la capacidad de combate aérea colombiana. No tanto por la cantidad de aviones o helicópteros sino por el potencial tecnológico con el que cuentan sus aeronaves.

Ante los constantes bloqueos militares de Estados Unidos a Venezuela, el expresidente Hugo Chavez se vio obligado a encontrar nuevos aliados en otros escenarios del mundo. Este contexto ayudó a tejer unos lazos de cercanía entre Venezuela y varias potencias asiáticas como China, Irán y Rusia. Esto permitió la conformación de un musculo militar mucho más diversificado y actualizado tecnológicamente que otros muchos de la región americana.

El Sukhoi Su-30MK2. La AMB tiene 24 de estas aeronaves.

Gracias a las negociaciones de Chaves, solo en el año 2008 a Venezuela llegaron 24 aviones Suckhoi Su-30MK2. Estos aviones, de origen sino-ruso, cuentan con uno de los esquemas tecnológicos de combate más fuertes de todos y es considerado como una de las herramientas de guerra más poderosas y efectivas en el momento. Alcanza una velocidad de 2.120 kilómetros por hora. Ósea que se demoraría menos de 20 minutos en llegar a Bogotá despegando desde Caracas.  Tiene un costo unitario de 45 millones de dólares y un costo operativo de 75.000 dólares por hora de vuelo. Es decir, 220 millones de pesos por hora de vuelo. Por otro lado, tiene un sistema de neutralización de radares enemigos incorporado, lo que le permite atacar electrónicamente a cualquier aeronave enemiga. Venezuela es el único país en el continente americano que posee este avión. En el año 2015, el gobierno venezolano pagó más de 3 millones de dólares por tres horas de entrenamiento con siete Suckhoi para un desfile militar que finalmente nunca se realizó.

Hay 10 F-16 Fighting Falcon en servicio de las fuerzas militares venezolanas.

Por otro lado, las fuerzas militares bolivarianas tienen en su poder 10 ejemplares Fighting Falcon F-16. Estos aviones son las únicas aeronaves de combate estadunidenses que tiene la AMB. Fueron adquiridos en los años 90 pero actualizados con el tiempo. Tiene una velocidad máxima de 800 kilómetros por hora y un alcance máximo de 2.250 kilómetros. El coste unitario actual de esta aeronave se aproxima a los 24 millones de dólares. Además, cada hora de vuelo tiene un costo cercano a los 20.000 dólares. Es decir, 60 millones de pesos por hora de vuelo (1 millón de pesos por minuto).

Hay 24 aviones Hongdu K-8VV en servicio

El Hongdu K-8 es el avión de combate más modesto que hay en las filas militares venezolanas. Esta aeronave china tiene un coste unitario de 10 millones de dólares y un costo de funcionamiento que oscila los 8.000 dólares por vuelo realizado. El gobierno venezolano tiene en operación 24 aviones de esta familia de los cuales 4 han recibido actualizaciones en el sistema de ofensiva electrónico.

En total, la Aviación Militar Bolivariana tiene 57 aeronaves de combate y 44 helicópteros complementarios. Además, posee 44 aviones de entrenamiento, 11 de reabastecimiento y 37 de transporte.

La fuerza aérea colombiana tiene 121 aeronaves de ofensiva en sus filas. Es decir que supera casi por el doble a la venezolana en la cantidad de aviones de combate. Sin embargo, al contrastar el rendimiento, el costo, el armamento, la antigüedad y la naturaleza de estos aviones, la ventaja absoluta se la lleva Venezuela indudablemente. El avión de combate más costoso que hay en la fuerza aérea colombiana (IAI Kfir) cuesta menos de la mitad (USD 4.5 millones) que el avión de combate más barato que hay en las filas de las fuerzas militares venezolanas. Además, con lo que se compra 1 Sukhoi ruso, se pueden comprar 10 IAL Kfir israelís.

Sigue leyendo...

Inflación de Venezuela alcanza el 342,000%, superaría el millón en tres meses

Inflación de Venezuela alcanza el 342,000%, superaría el millón en tres meses
Un manifestante usa una máscara de calavera con mensajes que leen: “Los venezolanos mueren de hambre, Venezuela agoniza” durante una protesta en Caracas. Miles de opositores del presidente Nicolás Maduro marchan para exigir a las autoridades establecer una fecha para las elecciones regionales vencidas.

La inflación de Venezuela continúa acelerándose vertiginosamente, acumulando en septiembre una tasa anualizada de 342.161 por ciento y posicionándose para superar el millón por ciento para finales del año, informó el lunes la Asamblea Nacional.

El diputado Juan Andrés Mejía, integrante de la Comisión de Finanzas, anunció que en los treinta días que culminaron en septiembre, los precios al consumidor aumentaron en 233.3 por ciento, lo que constituye el mayor incremento mensual del que Venezuela tiene registro.

“La inflación mensual rompe una nueva marca en septiembre”, enfatizó Mejía. “La inflación interanual -entre septiembre de 2017 y septiembre de 2018- se ubicó en 342.161%, un número realmente abrumador”.

En agosto, tasa de inflación mensual se ubicó en 200 por ciento, según datos de la Asamblea Nacional.

Por el momento, el país está registrando una tasa diaria de inflación equivalente al 4.0 por ciento, y de continuar la tendencia el 2018 cerrará con una tasa de 1,030,281 por ciento, agregó el diputado.

La tasa, que entró en terreno de la hiperinflación a inicios de año, recibió un fuerte empujón adicional en los últimos dos meses, luego que el régimen de Nicolás Maduro aplicara un paquete de medidas que lejos de estabilizar la atribulada economía del país petrolero, generó más volatilidad e incertidumbre.

Entre éstas se encuentra un incremento de más del 3,500 por ciento del salario mínimo, medida que está llevando a muchas empresas pequeñas a cerrar sus puertas o a buscar maneras de trasladar el aumento en costos al consumidor final.

Cerca de un 40 por ciento de las tiendas venezolanas anunciaron el mes pasado que no habían logrado abrir sus puertas y muchas de ellas temían que terminarían cerrando definitivamente, luego que Maduro anunciara de un solo golpe el gigantesco incremento del salario mínimo.

Muchas de esas compañías, que a duras penas habían resistido el gradual colapso de la economía, ven el incremento salarial junto al resto de medidas económicas anunciadas como la estocada final de una cadena de políticas que gradualmente venían asfixiando sus operaciones.

“Es unatormenta perfecta”, dijo desde Caracas María Carolina Uzcátegui, presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (CONSECOMERCIO). “Estas decisiones están llevando a muchos empresarios a decir: ‘¡No, ya yo no puedo más!’”.

En este portal se utilizan "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística, optimizar la funcionalidad del sitio y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias a través del análisis de la navegación. Puede conocer cómo deshabilitarlas u obtener más información aquí