Lo que Medicina Legal encontró en el cuerpo de menor que murio en base militar

El Instituto de Ciencias Forenses reveló resultados de la necropsia que practicó al cuerpo del joven Rafael Antonio Caro, de 16 años, que murió el 27 de julio.

En el informe preliminar, que compartió Caracol Radio, se habla de que Caro presentaba una herida en la vena aorta producto de las esquirlas de un disparo.

Medicina Legal también reveló que en el cuerpo de la víctima no se hallaron rastros de otras heridas o señales de golpes, pues cabe recordar que la madre del menor, Dioselidia Álvarez, denunció que según el relato de su hijo los militares de la base La Lizama, supuestamente, lo agredieron y que por eso el joven reaccionó airadamente y se fue a buscarlos con un machete.

Periodista de Blu Radio se enfrenta a vándalos que dañan sede de RCN Radio

Incluso, el hermano de Caro, Sergio Martínez, aseguró en entrevista con La FM que dos soldados golpearon al joven “y le partieron los dientes, el labio y lo dejaron mal. Por eso él estaba lleno de rabia y tan dolido”.

Esa ira fue la que llevó al joven a ingresar por la fuerza a la base militar, en Barrancabermeja, tal vez para enfrentar a los soldados que estaban allí, pero se encontró con una ráfaga de disparos (al menos siete).

No obstante, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, informó públicamente que el militar “disparó contra el piso, no a la persona, pero en el rebote del proyectil fue herida la persona que posteriormente falleció” en el hospital de esa población santandereana.

A su turno, el fiscal general encargado, Fabio Espitia, aseguró que “no existió homicidio doloso”, pues el disparo “iba no dirigido contra esta persona”.

Así las cosas, la emisora dio a conocer que la Fiscalía le pidió a la familia del joven que aporte el audio en el que se escucha, presuntamente, a un soldado que amenaza a Caro y lo reta para que se acerque a la base militar.

Pero Caracol dice que “no fue posible obtenerlos como medio de prueba”, pese a que El Tiempo lo publicó en un artículo, del pasado 29 de julio, junto con el pantallazo de un comentario en Facebook en el que le dicen al menor que lo pueden “dejar tirado como (a) un perro”.

Por otra parte, la emisora conoció que al militar implicado le imputarán cargos por el delito de homicidio culposo, ya que según testigos la intención era disparar al piso para ahuyentar al joven.

Semana hizo un análisis del caso y consultó a dos especialistas en el tema para aclarar si los militares podían dispararle al menor al ver que saltaba la barricada o si, por el contrario, se excedieron en el uso de la fuerza y omitieron los protocolos.

Para Jean Carlo Mejía, Ph en Derecho y experto en DIH, no hubo intención de matar a Caro, pues de acuerdo con la información que se tiene “en ningún momento se ve que haya un disparo directo hacia la integridad física del muchacho”.

Mejía recordó en ese medio el video en el que se ve a dos jóvenes que atacan con piedras a los militares, y dijo que es “aterrador ver cómo se deja agredir el soldado y no reacciona directamente frente a la persona”.

El otro consultado por Semana es el abogado Reinaldo Villalba, miembro del colectivo José Alvear, que dijo que en este caso “la muerte del joven pudo haberse evitado”. Esto, según él, porque las piedras y el machete representan un peligro menor frente a las armas de dotación de los militares.

“Si este joven fue asesinado al pasar al área de la sede de la instalación militar, entendiendo que entró desarmado, se cometió un homicidio doloso de carácter agravado”, concluyó Villalba.


Noticias relacionadas

Comentarios