Las desgarradoras imágenes de niños del Vichada comiendo basura

Pobreza extrema: Niños del Vichada comen basura ante falta de alimentos
Un estremecedor reportaje publicado por Noticias RCN reveló la situación crítica que viven los habitantes de Puerto Carreño, capital del departamento de Vichada, donde varios niños pertenecientes a la etnia de los indígenas Amorúa, que habitan el territorio de la orinoquía que converge entre Colombia y Venezuela, fueron captados mientras buscaban alimento entre los residuos del relleno sanitario del municipio.

La triste situación que afronta esta comunidad indígena ha sido advertida desde hace meses por la Defensoría del Pueblo, la cual ha sido insistente sobre los padecimientos de esta comunidad que también se ha visto fuertemente golpeada por el desplazamiento fruto de la crisis del vecino país.

“Esta indignidad no pueden seguirla viviendo las comunidades indígenas y las comunidades de Puerto Carreño”, señaló el defensor del Pueblo Carlos Alfonso Negret, reafirmando los informes del órgano constitucional en múltiples ocasiones, donde advertían cómo los indígenas Amorúa estarían viviendo en el basurero municipal con la intención de reciclar para poder subsistir, denuncia que se agrava aún más ante el informe hecho por RCN que deja en evidencia el consumo de basura por parte de los niños de esta comunidad.

Sumado a las dolorosas imágenes publicadas en las últimas horas, también se encuentra una denuncia realizada por Aura Upegui, funcionaria de la Defensoría del Pueblo de Vichada el pasado mes de julio, advirtiendo que además de la pobreza extrema y la insalubridad a la que están expuestos los indígenas, también se estarían enfrentando fenómenos de vulnerabilidad como la mendicidad, el consumo de droga y la explotación sexual infantil.

Ante lo critica de la situación por la que atraviesa esta comunidad, Marcos Pérez, alcalde de Puerto Carreño, declaró ante los medios de comunicación que ya se han hecho las denuncias y el llamado de ayuda al gobierno departamental y Nacional, sin embargo, advierte que las alternativas que se han presentado no alcanzan para poder detener el fenómeno de pobreza extrema al que se enfrentan.

“A unas quejas de la Defensoría del Pueblo y a una petición de Alcaldía y Gobernación hicieron presencia más de 30 funcionarios del Gobierno Nacional y se creó un plan de atención integral para esta población indígena, pero ese plan de atención no es a corto ni a mediano, es a largo plazo. Necesitamos que nos ayuden, no tenemos recursos suficientes”, declaró el alcalde Pérez.

Por el momento, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, encabezado por la directora Juliana Pungiluppi, anunció que desde inicios de septiembre han hecho presencia en el lugar y puesto a disposición tres comedores comunitarios, afirmando que han sido conscientes de la situación desde hace varios meses.


Noticias relacionadas

Comentarios