“Hay muchas preguntas que Álvaro Uribe debería responder”, de acuerdo con María McFarland

“Hay muchas preguntas que Álvaro Uribe debería responder”, de acuerdo con María McFarland

El Espectador entrevistó a la autora del libro ‘There Are No Dead Here: A Story of Murder and Denial in Colombia’ (Aquí no ha habido muertos. Una historia de asesinato y negación de Colombia), María MacFarland.

El escrito fue lanzado a comienzos de año y generó gran polémica, ya que en él muestra la relación directa del Estado colombiano con el paramilitarismo, pasando por las historias trágicas de los asesinatos del defensor de Derechos Humanos Jesús María Valle, el exmagistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia Iván Velásquez, y el periodista Ricardo Calderón, para narrar detalladamente los asesinatos, masacres, luchas políticas y la violencia del narcotráfico.

Sin dejar de mencionar la masacre de El Aro donde trae a colación a Álvaro Uribe Vélez cuando este era gobernador de Antioquia, más el análisis del contexto político del actual senador durante sus dos mandatos como presidente de Colombia.

En la entrevista explica cómo llega a escribir un libro tan fuerte como este que trata de asesinatos y masacres en el contexto social y político de Colombia. A raíz de su trabajo en la Organización Human Rights Watch, tuvo una cercanía con la situación interna del país; luego de finalizar su ciclo allí, se dedicó en seis años a la investigación para poder elaborar el libro.

En un comienzo conoció perfectamente la historia del exmagistrado Velásquez y esta la llevó al caso de Jesús María. “Iván me contó el impacto tan fuerte que tuvo sobre él la muerte de Valle y el hecho de que había denunciado los vínculos entre los paramilitares y la Fuerza Pública y nadie lo había escuchado”, sostuvo la escritora.

En cuanto al tema del expresidente Uribe, dijo que lo había intentado contactar durante dos años para tener la información directa con respecto a los hechos que se le señalaban como responsable; le envió cuestionarios y entrevistas, las cuales nunca fueron respondidas, y la única vez que vio algo relacionado con el tema, fue vía Twitter cuando el exmandatario hizo un comentario que ella era empleada de José Miguel Vivanco, director de Human Rights para América Latina.

” (…) Francamente, es un comentario machista, como si una mujer no pudiera escribir un libro por su cuenta y, sobre todo, cuando yo soy la directora ejecutiva de una organización (Drug Policy Alliance) y no soy empleada de nadie. Ese tipo de faltas de respeto no me parecen la apertura o el acercamiento que debería existir para poder tener una conversación productiva”, comentó al respecto.

Igualmente habló sobre el panorama colombiano en cuanto al asesinato sistemático que se viene presentando contra los líderes sociales; resaltó que, pese a que hubo un acuerdo de paz con Farc y una supuesta desmovilización paramilitar, la situación de peligro va a existir porque el conflicto tiene que ver con el mercado ilícito de la droga.

“Como directora ejecutiva de Drug Policy Alliance, busco acabar con la guerra contra las drogas. Y parte de la razón de eso es que la prohibición alimenta el crimen organizado y permite la existencia de un poder económico enorme en sectores criminales, que luego tienen la capacidad de corromper a autoridades”, manifestó.

Por último, indicó que el libro fue el resultado de seis años de trabajo dedicado con las personas que conoció en Colombia; un compromiso necesario para el país, para la sociedad, porque, según dicen algunos, “lo único que se conoce en el exterior del país es Farc y narcotráfico”“pero las historias de personas valientes que, por compromiso con los derechos humanos, con la verdad, con la justicia, se han atrevido a luchar, no se conocen”, añadió MacFarland.

El libro llegó a país hace dos meses en su edición en español con la editorial Planeta, luego de haber sido galardonado con el premio Juan E. Méndez Book Award for Human Rights in Latin America de 2018. Fuente consultada: ElEspectador.