Grupos armados aterrorizan a los habitantes de Ituango en las veredas

El Ejército llegó a la zona donde el ‘clan del Golfo’ amenazó el jueves con una incursión armada.

El temor se apoderó de nuevo de los habitantes de Ituango, norte de Antioquia, por cuenta de enfrentamientos entre grupos armados.

Un líder social de la zona narró que en la noche del jueves pasado, 300 personas de la vereda El Cedral salieron de sus viviendas, tras una llamada que recibió uno de los líderes comunitarios y en la que le advirtieron sobre una presunta incursión de grupos armados ilegales.

La decisión de salir de los hogares también se dio porque escucharon disparos. Durante la huida, niños, adultos mayores y mujeres embarazadas fueron priorizados para dormir en algunas casas. Los demás se escondieron cerca de la vereda. 

De acuerdo con Victoria Eugenia Ramírez, secretaria de Gobierno de Antioquia, tras conocer la denuncia de los habitantes, se activaron los protocolos de seguridad y el Ejército desplazó tropas hacia la zona. “La Policía inmediatamente asume el control y se observa que es mucho más importante dejar las personas allá y evitar la movilización a altas horas de la noche”, expresó la funcionaria, quien añadió que tras un consejo de seguridad enviaron una comisión para dialogar con la comunidad.

Habitantes del lugar le contaron a EL TIEMPO que el Ejército llegó a las 9:30 de la mañana de este viernes, y que al ver su presencia, se tranquilizaron un poco. En la tarde regresaron a sus hogares, con el compromiso de que la Fuerza Pública no los dejará solos. “A los líderes de la comunidad les hemos dicho que el Ejército siempre está con la comunidad y protege a nuestros campesinos”, expresó el general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Cuarta Brigada.

De acuerdo con líderes de la zona, los enfrentamientos también se estarían presentando en las veredas La Mirada y Bajo Inglés. Expertos explicaron que este corredor es estratégico para actividades como el tráfico de drogas y es disputado por el ‘clan del Golfo’, el Eln, las disidencias de las Farc, ‘los Caparrapos’ y la banda ‘los Pachelly’.

Entre tanto, también este viernes, se presentaron enfrentamientos en el corregimiento La Granja, en Ituango, entre el Ejército y el ‘clan del Golfo’. Según la Cuarta Brigada del Ejército, integrantes de este grupo criminal planeaban un atentado contra la población y, al notar la presencia de la Fuerza Pública, abrieron fuego. 

“En el intercambio de disparos fue capturado un individuo y fueron incautados cuatro fusiles, cerca de 1.800 cartuchos, así como material de intendencia, explosivos, equipos de comunicación e información del ‘clan del Golfo’”, indicó el Ejército. 

De hecho, los problemas de orden público han tenido preocupados este año a los pobladores de Ituango. El temor además es porque, según relataron habitantes del municipio, en ocasiones, cuando se movilizan por el territorio, se encuentran retenes ilegales

Datos del Departamento de Policía de Antioquia indican que en el transcurso del 2018 se han registrado 54 asesinatos, de los cuales 50 ocurrieron en zonas rurales. En el mismo periodo del 2017 hubo 18 casos. 

Asimismo, la violencia acarrea pérdidas al comercio e incide en el desempleo. Algunos pobladores contaron que muchas veces no pueden movilizarse a su trabajo sin el permiso de estos grupos armados.

A todo esto se suma, de acuerdo con el sacerdote Carlos Ignacio Cárdenas, que en Ituango también hay un aumento de las extorsiones, principalmente a comerciantes y transportadores. Justamente, una de las grandes preocupaciones de los residentes de las zonas rurales es que con la esperanza que les dio el proceso de paz empezaron a consolidar diferentes proyectos productivos y ahora temen perderlos por la violencia o tener que vivir un nuevo destierro.

Petro denunció amenazas contra su familia y militantes de la Colombia Humana

Pérdidas en el comercio, dificultades para movilizarse a cualquier hora y obstáculos para los transportadores son algunas de las afectaciones que enfrentan desde mayo pasado los habitantes de Ituango debido a la contingencia en Hidroituango. 

Y aunque EPM mantiene habilitadas las caravanas a distintas horas para entrar y salir del municipio, y dispuso de un ferri para cruzar por agua, los habitantes de la región se quejan porque sienten condicionada la libertad para movilizarse.


Noticias relacionadas

Comentarios