Fiscalía pretendió legalizar pruebas de casa de Pizano 4 días después de encontrarlas

Fiscalía pretendió legalizar pruebas de casa de Pizano 4 días después de encontrarlas

El juez de control de garantías del municipio El Rosal, en Cundinamarca, acogió los argumentos de la Procuraduría General de la Nación, quien denunció que la Fiscalía dejó vencer los términos de las 36 horas para presentar pruebas sobre el caso de la muerte de Jorge Enrique y Alejandro Pizano.

El ente investigador esperó más de cien horas para presentar y legalizar el material probatorio después de los hechos ocurridos con en la casa del testigo contra Odebrecht en Colombia, Jorge Enrique Pizano, ya que el 17 y 18 de noviembre la Fiscalía recogió las pruebas en la finca El Ático, y varios días después se llevó a cabo la audiencia.

Por tal motivo, la Procuraduría no entiende por qué la entidad tardó tanto tiempo en presentar y legalizar las pruebas. Ante esto el Ministerio Público negó la validez de las pruebas presentadas y el juez municipal acogió esta manifestación. Una vez conocida esta decisión, la Fiscalía interpuso el recurso de apelación.

Por su parte, el ente investigador asegura que no tiene la necesidad de legalizar las pruebas que encontraron en la casa de Pizano, por eso el fiscal del caso, Luis González, dijo en rueda de prensa que “acudieron a un juzgado en Paloquemao en Bogotá que les aseguró que este material sólo debía ser legalizado cuando se extrajera la información pertinente. En esa diligencia no había presencia de la Procuraduría”, indicó el funcionario.

González espera que la apelación interpuesta por la entidad salga a favor, afirmando que la Fiscalía ha sido transparente en todo el proceso. “Respetamos la posición de la Procuraduría. Estamos confiados que la Fiscalía ha actuado de manera transparente y respetando los protocolos que indican que se debe extraer los discos duros, llevarlos al laboratorio y hacer las copias espejo”, afirmó.

Algunos líderes políticos indicaron que la Fiscalía había realizado un proceso irregular, porque cuando inspeccionaron la casa de Pizano se creía que fue un allanamiento; sin embargo, la entidad afirma que fue una inspección voluntaria para recolectar material probatorio para soportar la determinación de Medicina Legal con respecto a los exámenes de necropsia.

En dicha inspección la entidad halló un tarro de cianuro, el cual fue revisado en laboratorio y reveló que ‘tenía ADN del excontroller de la Concesionaria Ruta del Sol’, luego que Medicina Legal revelara que en el cuerpo de Jorge Enrique no se encontraron rastros de cianuro.

Mientras tanto, la periodista María Jimena Duzán, cuestionó el procedimiento de inspección de la Fiscalía, ya que no sólo ‘hallaron el tarro de cianuro’, sino que también tomaron los discos duros en los que cree está toda la investigación de excontroller de Odebrecht.

“El fiscal general terminó investigando la muerte de quien antes de morir lo señaló de querer montarle un proceso con falsos testigos por otro contrato de Odebrecht para presentarlo como un corrupto y poder así demeritar la validez de sus denuncias que hoy, repito, lo tienen contra las cuerdas”, señaló la periodista en su columna dominical publicada en Semana.

Semana consultó a juristas que explicaron que aún así el material probatorio haya sido entregado voluntariamente por la familia de los Pizano, la entidad tenía que legalizar el material hallado en el marco de las 36 horas, proceso de no se realizó debidamente ante un juez de garantías.

 Fuente consultada: Semana.

Sigue leyendo...

“No tengo razones para renunciar”: contralor Distrital inspeccionado en caso Odebrecht

“No tengo razones para renunciar”: contralor Distrital inspeccionado en caso Odebrecht

El contralor de Bogotá, Juan Carlos Granados, tiene una investigación abierta por la Fiscalía General de la Nación, quien asegura tener pruebas que comprueban su vínculo con la empresa brasileña Odebrecht, por supuestamente haber recibido dinero para financiar su campaña a la Gobernación de Boyacá en el 2011, y como devolución del favor, concederle contratos de infraestructura vial a dicha compañía.

Granados dio una entrevista para El Espectador luego de las declaraciones del empresario y asesor de Odebrecht en Colombia, Federico Gaviria, quien afirmó que el funcionario público es uno de los más beneficiados de la corrupción en la ciudad. Pero Juan Carlos lo calificó como ‘aprovechador’ y que sus declaraciones no tienen validez, pues argumenta que el juez que condenó a Samuel Moreno, ex alcalde de Bogotá, lo acusó de falso testimonio. “Si alguien así me acusa, vale la pena examinar los hechos que plantea”, afirmó el contralor.

En dicha entrevista fue abordado para aclarar su relación con el representante de Odebrecht en Colombia, y manifestó que aunque lo vio dos veces en su vida, nunca tuvo relación con él ni con la empresa constructora.

Para Granados la Fiscalía está sobreestimando el testimonio de Federico Gaviria, ya que, según sostiene, sus declaraciones ostentan varias imprecisiones, entre ellas, la construcción de la vía Duitama-Charalá de la cual no solo se necesitaba la aprobación del gobernador de Boyacá, sino también del gobernador de Santander, y en su momento el departamento no estaba interesado en realizar la obra en alianza público-privada.

Asimismo, explica que no tiene sentido la afirmación sobre que haya recibido dinero para su campaña electoral en el 2011, porque a través del exsenador boyacense, Plinio Olano, se habrían realizado los subcontratos que asegura fueron del 2012 y liquidados en el 2014, por tal razón no corresponde a las fechas de esa acusación.

También, explicó su relación con Olano, condenado por la corrupción de Odebrecht, y aclaró las supuestas impresiones que presenta la Fiscalía como pruebas contra él, las cuales indica que no coinciden con ‘la verdad’, por lo que menciona que como consecuencia de reabrir la investigación por el contrato Tunjuelo-Canoas cuando llegó a la Contraloría, es que lo relacionan con Odebrecht.

No obstante, le preguntan si es posible que deje el cargo mientras se resuelven los señalamientos en su contra, toda vez que para la ciudad genera desconfianza tener un contralor Distrital al que señalan de tener vínculos con la corrupción. Ante esto afirmó que no piensa dejar el cargo hasta que la Fiscalía presente pruebas contundentes contra él y que la ciudad debe estár más tranquila teniendo a un Contralor que cuida los recursos de la ciudad como lo hace él.

“Mi único temor es no cumplir mis obligaciones: cuidar los recursos de Bogotá, porque juré al Concejo cumplir con la Constitución y la ley”, y añadió, “Más tranquilidad debe tener Bogotá que la Contraloría, en cabeza mía, siga cuidando los recursos públicos. Lo que debe dar intranquilidad es que un condenado, que se robó a Bogotá, acuse al contralor”, aseguró Granados.

Cabe recordar que el nombramiento de Juan Carlos Granados como Contralor Distrital, fue controversial porque no contó con el mejor puntaje de la prueba de conocimientos para desempeñar el cargo, aunque otros candidatos que se presentaron superaban su desempeño. Por otra parte, al presentar su postulación para el cargo, Granados tenía en su momento tres procesos de responsabilidad fiscal y dos investigaciones preliminares. Fuente consultada: ElEspectador.

En este portal se utilizan "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística, optimizar la funcionalidad del sitio y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias a través del análisis de la navegación. Puede conocer cómo deshabilitarlas u obtener más información aquí