‘Filtraban mis columnas a personas cercanas a Uribe’: Daniel Coronell

El despido de Daniel Coronell de la revista Semana, y la salida voluntaria de Daniel Samper Ospina del mismo medio, dio inicio a un nuevo espacio a la creación de ‘Los Danieles’, nuevo espacio de opinión en el que los dos columnistas son los protagonistas.

En su primera publicación, en la cual se despacha contra el semanario, Coronell expresó su arrepentimiento por haber regresado a Semana el pasado 15 de junio tras el despido provocado por un artículo de opinión con el que él cuestionaba al medio por no haber realizado publicación alguna sobre el retorno de los falsos positivos, pese a tener en su poder información que a su vez sí publicó el The New York Times.

El arrepentimiento que expresa tener el columnista por haber regresado al semanario en aquel entonces nace de que Coronell aún considere que con dicha omisión “Semana faltó a su deber periodístico”. Asimismo, expresó que tras la crítica que realizó ya no lo querían en la revista.

Igualmente, el columnista expuso una serie de sucesos que, según él, empezaron a suceder tras su regreso que “solo buscaban sofocar la controversia por mi salida, salvar unas cuantas suscripciones e ir marchitando la columna poco a poco y desde adentro”, expresa Coronell.

Posible caso de ‘mermelada’ en nombramiento por parte del canciller Trujillo a hija de Noemì Sanín

1. “Dos veces me percaté de que mi columna era filtrada desde la tarde del viernes a personas cercanas al expresidente Álvaro Uribe”, denuncia el periodista.
2. En una ocasión “me negaron la posibilidad de actualizar, con hechos recientes, su artículo de opinión sobre el paro nacional”, mientras que a 2 de sus colegas si se lo permitieron.
3. Asimismo, Coronell indica que a sus columnas les cambiaban las ‘URL’, “lo cual ocasiona dificultades para los usuarios que llegan a ella a través de los buscadores de internet”.
4. Los honorarios que recibía por sus columnas en Semana, indica el opinador, no solo eran “de por sí modestos”, sino que hace unas semanas fueron reducidos en un 80 %: “Mis ingresos pasaron de simbólicos a míseros”.
5. “Soporté con paciencia monacal las esporádicas llamadas de Gabriel Gilinski donde se las arreglaba para recordarme que él es uribista y trumpista, como si debiera importarme”, señala el periodista.
6. El 20 de marzo, tras enviar la que sería su última columna en Semana y donde criticaba a la revista, recibió 2 mensajes, vía Whatsapp, de parte Gilinski, donde el empresario cuestionaba esa opinión del columnista y le advertía, según su denuncia, que ese artículo no iba a ser publicado. Sin embargo, agrega el periodista, en 2 mensajes posteriores -ese mismo día-, Gilinski le confirmó que sí publicarían su columna, como en efecto se hizo al día siguiente.

Por otra parte, más allá de despacharse contra Semana, el columnista arremetió contra la gerente de Semana, Sandra Suárez, quien ocupó distintos cargos en la administración del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), recordando que la notificación de su despido la realizo ésta vía Whatsapp.


Noticias relacionadas

Comentarios