Arrestan a capitán acusado de agredir sexualmente a teniente en fiesta de Policía

Arrestan a capitán acusado de agredir sexualmente a teniente en fiesta de Policía

Actualización: “Capturado en la Guajira capitán de la Policía investigado como presunto responsable del delito de acceso carnal violento, está siendo trasladado a Valledupar”, informó la Fiscalía.

La teniente de la Policía Kelly Johana Sierra Pineda, estuvo en entrevista con El Espectador luego de conocerse la denuncia que radicó contra su superior, el capitán Eduardo Merchán Prieto, a quien señala de haberla supuestamente abusado sexualmente.

El caso se conoció la semana pasada cuando la teniente lo denunció por el delito de abuso sexual durante la fiesta de fin de año que realizó la institución en Valledupar, Cesar, el pasado 23 de noviembre. Hasta el momento se ha dicho que la Policía no ha avanzado en el caso; sin embargo, la Procuraduría y la Fiscalía ya están al tanto de los hechos.

Posteriormente a la denuncia, el capitán Merchán la denunció por injuria y calumnia, exponiendo además el caso a través de los medios de comunicación como también al interior de la Policía. Ante esto, la teniente decide hacer frente y salir a los medios a contar su versión de lo sucedido.

Sierra dijo que frente a la denuncia del Capitán la citaron a una audiencia de conciliación, pero dijo que no tenía intención de conciliar. El día de la conciliación ni el capitán ni su abogado se presentaron, lo que derivó en el cierre de la investigación generada por dicha acción judicial.

Sumado a esto, la teniente declaró que la Policía hasta el momento no ha actuado conforme a la denuncia, motivo que la llevó a hacer la denuncia públicamente.

“Le hice el reclamo al comandante del departamento (del Cesar), porque quería prudencia en el proceso, pero finalmente tomé la decisión de hacerlo público al no hallar ninguna respuesta positiva por parte de la Policía y por lo que estaban hablando de mí (…) la Policía no ha tenido ninguna manifestación conmigo en relación con lo que me pasó”, sostuvo en la entrevista.

Con la W Radio narró los hechos e indicó que se encontraba en estado de incapacidad desde hacía seis meses por motivo de una cirugía de rodilla que le habían realizado luego de una confrontación armada con un delincuente, pero aún así, fue obligada a asistir a la fiesta de fin de año pese a las indicaciones médicas.

“Para el día 23 de noviembre yo asistí a un control y el médico me manifiesta que debo suspender mis actividades por unos días porque se estaba empeorando mi recuperación. Le informo a mis superiores y ellos manifiestan que asista a la fiesta y que después de esto me puedo excusar y yo cumplo la orden”, sostuvo para el medio.

Igualmente añadió que durante la fiesta el capitán le habría provocado una nueva fractura en la rodilla, pues en medio del forcejeo para defenderse este la golpeó. Tuvo que ser remitida y hospitalizada por tres días y durante ese tiempo se conoció que a Prieto le habían otorgado vacaciones.

No obstante, Sierra aclaró que cuando decidió hacer público el caso, a Merchán ya le habían expedido orden de captura, insinuando que este no está de vacaciones sino evadiendo la justicia, por esta razón la Procuraduría General decidió quitarle competencia a la institución, y asumió el caso para ellos mismos investigar a la policía del departamento de Cesar.

Dentro del marco investigativo se ordenó visitar el lugar en el que se dieron los hechos, es decir, el casino de oficiales en el comando de la Policía del Cesar, en Valledupar, por lo que solicitaron las referencias de los capitanes que participaron en la fiesta de despedida, como también el listado de asignación de habitaciones de estos miembros, y un informe detallado sobre el proceso y acciones tomados por el comandante y subcomandante de la policía del Cesar después de conocida la denuncia.

En ese sentido, la teniente sostiene que no tiene cómo argumentar por qué sus superiores no tomaron acciones inmediatas, pero espera que haya una acción jurídica clara. “Ahora, mi denuncia es clara y espero una respuesta clara, como cualquier víctima que busca respuestas. Esto no se puede permitir ni adentro ni afuera de la institución”, indicó para El Espectador.